10 mars 2016

EL PEN GALICIA CABALGA ASUSTADO

El MIÉRCOLES bajé al Club Fluvial de Lugo, esa ciudad que los romanos plantaron al final de una cuesta despiadada de cuatro kilómetros según el enemigo sube desde el río Miño. Llevaba cinco días nadando en la aplicación Enjoy swimming del móvil. Fui andando, por lo que aproveché para escuchar El ocaso de los dioses, una de esas óperas grandilocuentes de Wagner, y leer el blog O Porto dos Escravos (El Puerto de los Esclavos), de Mario Regueira. Supere usted mi pedantería.En la entrada Rúa Álvaro Cunqueiro, Regueira encadena... [Lire la suite]